El diálogo como lugar de encuentro